APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

sábado, 21 de marzo de 2015

La naturaleza no cambia, tampoco el diseño de Dios para el ser humano (Por el Dr. César A Vázquez Muñiz - PR por la familia)

Salió del clóset!!!
La naturaleza no cambia, tampoco el diseño de Dios para el ser humano.
La decisión del gobernador de no defender el matrimonio hombre mujer en Boston es un acto de cobardía y de traición. 

El gobernador incumple con el deber que juró de defender la Constitución y las leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. El artículo 68 del Código Civil, que establece que el matrimonio sólo es entre el hombre la mujer y que no se aceptará otro tipo de matrimonio independientemente de su origen, ha sido sostenido como constitucional por nuestro más alto tribunal. Toda ley se presume constitucional a menos que un tribunal la declare 
inconstitucional. El gobernador no tiene la prerrogativa de declarar leyes inconstitucionales. Por otro lado, si el Gobernador puede escoger no defender una ley está menoscabando el poder de la rama Legislativa de establecer las leyes que gobiernan nuestro estado. Esa acción del gobernador haría inoperante el poder de la rama legislativa. La primera consecuencia de este acto es el incumplimiento del Gobernador y de su Secretario de Justicia de su deber ministerial de defender la constitución.

Lo segundo es que con esta decisión el Gobernador traiciona la confianza del pueblo de Puerto Rico. Para la mayoría de los puertorriqueños el matrimonio solo puede ser posible entre un hombre y una mujer. Y ese matrimonio es el fundamento de la familia, la institución básica y fundamental de la sociedad. En su campaña para la elección el afirmó repetidamente que creía que el matrimonio sólo era entre el hombre y la mujer. Hoy sabemos que estaba mintiendo. Que le dijo eso al pueblo de Puerto Rico para engañarlo, pero particularmente al pueblo cristiano. La realidad es que el señor Gobernador está usando su autoridad para imponerle al pueblo de Puerto Rico las agendas de grupos minoritarios que buscan normalizar la conducta homosexual. Entre éstos pudieran estar familiares cercanos.

Cuando una sociedad dice que el matrimonio entre dos personas del mismo sexo tiene el mismo valor que entre un hombre una mujer, lo que realmente esta alegando, es que la conducta homosexual tiene el mismo valor que la conducta heterosexual. El día que se imponga el matrimonio homosexual a nuestro pueblo, ese día se le empezará a enseñar a los niños que pueden tener dos papás o dos mamás y que la conducta homosexual es una alternativa digna de vida. La mayoría de los puertorriqueños no creemos estas ideas porque es evidente que la conducta heterosexual es normal y natural pero la conducta homosexual es una distorsión de la sexualidad. Esto es un hecho biológico. Tenemos que tener bien claro que lo que se apruebe a nivel legal terminará siendo enseñado en la escuela como ha ocurrido en todos los lugares que se ha establecido el matrimonio homosexual. Nuestros niños en última instancia serán las víctimas. Se les va a vender la perversión como normal.

Es importante que estemos claros sobre este asunto. La sexualidad humana no cambia por la decisión del gobierno o de los tribunales. Tampoco cambia el diseño de Dios para el ser humano. Dios hizo a los seres humanos varones y hembras, conforme a su imagen y conforme a su propósito. Esto es lo que vamos a seguir creyendo, lo que vamos a seguir viviendo y lo que vamos a seguir enseñando. Esta es la verdad que no cambia, aunque tengamos un Gobernador pusilánime y mentiroso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario