APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

domingo, 1 de marzo de 2015

Mujeres contra el feminismo (Por: JOSÉ JAVIER ESPARZA)


Fuente: Gaceta (punto) es

El feminismo de Estado, so capa de emancipar a la mujer de la tiranía del macho patriarcal, la ha sometido al despotismo del estado, del sistema, del mercado.

Mujeres contra el feminismo. Más precisamente: contra el feminismo de Estado, es decir, contra esa ideología que, so capa de emancipar a la mujer de la tiranía del macho patriarcal, ha terminado sometiéndola al despotismo, mucho menos amable, del estado, del sistema, del mercado. Prado Esteban lleva años escribiendo sobre esta cuestión. Ella era una feminista convencional, o sea, una de esas mujeres convencidas de que la mujer, para ser libre, debía dejar de ser mujer. Hasta que, sencillamente, miró la realidad: no la de las ministras en traje de chaqueta, las profesionales de éxito o las periodistas “de tele y pelu”, sino esa otra realidad, mucho más mayoritaria, de millones de cajeras de supermercado, empleadas de fábrica, etc. ¿Qué han ganado ellas? ¿Una vida familiar cada vez más desdichada a cambio de unos trabajos precarios? Prado Esteban habla abiertamente de la “demolición existencial, moral y física de la mujer-pueblo”. Reproduzco algunos párrafos de la autora:

“Las mujeres estamos asistiendo a nuestra demolición como seres humanos y como mujeres, y estamos contribuyendo a ella (…). El siglo XX fue el de la misoginia disfrazada de liberación de la mujer. La incorporación masiva de la mujer al trabajo asalariado ha permitido que la empresa decida en su vida. Ese trabajo que destruye la inteligencia y la sociabilidad femenina compone hoy una nueva domesticidad tan embrutecedora como la del ama de casa. La desaparición de todas las instituciones naturales y horizontales de vida (familia nuclear y extensa, comunidad, vecindad y grupos de afinidad) han hecho de la soledad y el aislamiento la norma. Las estructuras existenciales modernas, las ideas dominantes y la represión han matado en nosotras cosas que son esenciales para vivir como personas: el albedrío, la inteligencia, la voluntad, las habilidades prácticas y los deseos e impulsos propios y naturales (…). Nos están convirtiendo en infra-seres biónicos sólo aptas para el consumo y el trabajo. (…) Nos hemos acostumbrado a hablar de las mujeres como si nuestros problemas tuvieran una entidad por sí mismos, como si nuestro universo femenino fuera completo y perfecto y no fuéramos únicamente la mitad de la humanidad. Es injusto y escandaloso que no hablemos de los problemas de los hombres. La masculinidad es hoy difamada vinculándola a la agresividad y al maltrato. Los varones son preteridos por la legislación, incluso perseguidos y acosados con leyes sexistas como la Ley de Violencia de Género, presentando a las mujeres como menores de edad custodiadas por el Estado. (…) Necesitamos construir un ideal de feminidad para el tiempo presente, nuevo, imbricado en nuestro espacio-tiempo. También necesitamos un ideal de virilidad, un hombre que exprese su masculinidad sin miedo…”.

¿No me dirá usted que esto no es mucho más interesante que lo de las Femen, por ejemplo? Para más información remito a un enlace:

http://www.slideshare.net/slideshow/embed_code/33598115

Tema relacionado:


Prado Esteban Diezma - Guerra de sexos y destrucción de la condición humana

1 comentario:

  1. pues en esto si estoy de acuerdo, porque yo como hombre que soy, soy victima de todo lo mencionado en este post, pienso que el mundo deberia tambien preocuparse por la masculinidad tanto como la feminidad no uno mas que el otro

    ResponderEliminar