APROVECHA LOS ESPECIALES DE ESTA SEMANA EN TODOS NUESTROS EBOOKS EN AMAZON

jueves, 22 de junio de 2017

No al bullying, sí a la equidad, no al género, no a la confusión de la identidad de los niños y sí a la familia

El término "género" es una caja donde cabe cualquier cosa. Al omitir de forma contundente la diferencia entre hombre y mujer se abre la puerta a toda clase de desviaciones. Una cosa es decir, "buscamos la completa equidad entre el hombre y la mujer" y otra cosa es decir, "buscamos la equidad de género". El término "género" se introdujo hace pocas décadas para sustituir al hombre y a la mujer, pero en realidad es un grave error que conduce a la distorción de la verdadera equidad. Por supuesto que deseamos que las mujeres tengan los mismos derechos, salararios, y tratos igual que los hombres. Creo que tanto el hombre y la mujer tienen mucho que aportar si se complementan el uno con el otro y trabajan en equipo. Sin embargo, el vocablo "género", mientras permanezca incrustado en la educación pública y en las plataformas de la sociedad no se desliga de forma alguna de la ideología de género por ser un término no específico y donde hoy se puede referir a cualquier cosa. "Género" puede referirse a cualquiera de las 112 falsas categorías que la O.N.U. da como ciertas cuando habla de la sexualidad humana. Todos sabemos que solamente hay dos sexos y no tales distorciones. Existe un grupo de personas que trabajan de forma internacional que procuran destruir la definición de lo que es la familia y el matrimonio y conducen a la sociedad hacia el transhumanismo. El tránshumanismo es ese ente indefinido y sin identidad fácilmente controlado por el estado. Recordemos que la familia es la base de la sociedad y debe ser protegida. Ya en España han eliminado de los formularios públicos la palabra "padre" y "madre" y la han sustituido por "guardador 1" y "guardador 2". Como vemos, con el pretexto de la "equidad" llevan un ataque y guerra sin cuartel contra la familia misma. Si estamos orgullosos de nuestros padres y madres y si queremos proteger a nuestros hijos, no permitamos que se pierda en la confusión ni en términos mal intencionados que vienen a atentar contra la identidad de la niñez. Queremos que a los niños siempre se les defina como: Varón, y que a las niñas, siempre se les defina como: Hembras. Esto conforme a la verdad biológica.  Queremos que no desaparezca el vocablo: "padre", ni "madre", y no queremos que se fomente la idea de entes neutrales por medio del "género". Defender la familia es eliminar toda confusión y una de las raices de esa confusión social es ese término en cuestión.  

Vea los siguientes temas relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario